Carpaccio de champiñón con pimienta rosa, sriracha y mostaza a la antigua

Hoy, después de mucho tiempo de parón y, tras la conversación con una buena amiga, recojo los retales que dejé en este blog, las ganas y la ilusión, para no dejar caer algo que costó mucho levantar.

Es por esto que, hoy me he decidido a lanzar una nueva receta al aire, para que el alma de “Molletes” vuelva a verse en las redes y no os olvidéis del todo de este “loco” que se esconde tras este blog.

Os traigo una receta muy sencilla, como es mi línea, y que nos va a aportar una explosión de sabores, porque utilizaremos ingredientes que son intensos y que aportan mucho mucho gusto, por su potencia y su sabor característico.

Os presento un carpaccio de champiñones. Ya os podéis imaginar la complicación que tiene el plato, porque, no dejan de ser láminas de champiñon (utilizad un buen champiñón, de un tamaño que nos haga llamativo el plato), marinado y aderezado con ingredientes que os voy a presentar a continuación:

Ingredientes:

  • Champiñones laminados.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre de Modenna.
  • Salsa de soja.
  • Jugo de media lima.
  • Orégano seco.
  • Comino molido.
  • Cardamomo.
  • Pimienta negra molida.
  • Pimienta rosa.
  • Salsa Sriracha Mayo (picante).
  • Salsa de tomate frito.
  • Mostaza a la antigua.
  • Mahonesa.
  • Curry.
  • Sal negra.
  • Cilantro fresco.

Elaboración:

En primer lugar, para hacer y marinar lo que es el carpaccio en sí, vamos a poner en un plato hondo (cuanta más base tenga mejor, porque más láminas te entrarán) un buen chorreón de aceite, otro de vinagre de Modenna, salsa de soja (con duidado que puede dar un sabor muy destacado y salado), el jugo de la media lima, un poquito de orégano, comino, pimienta negra molida, dos piezas de cardamomo y un puñadito de pimienta rosa. Removemos toda la mezcla para que se una y ponemos a marinar las láminas de champiñon. Yo los he tenido unos 15 minutillos por cada lado, para que el champiñón que es bastante poroso, se impregne y absorba el líquido, quedándose con su sabor.

No os preocupéis si no tenéis todos estos ingredientes, podéis moldear vuestra propia forma de hacerlo y quitar o sumar lo que os venga bien. Lo mejor de cada receta es hacerla como cada uno pueda y como a cada uno le guste, eso es lo esencial y verdaderamente importante.

El champiñón, lo comeremos crudo, pero estará cocinado con los ácidos que contienen tanto el vinagre como el propio jugo de la lima, cogiendo sabores y aromas de los restantes ingredientes.

Mientras que tenemos el champiñón hundido en nuestra mezcla de intensos sabores, vamos a hacer dos salsas, una que pondremos en la parte baja del plato y otra que nos servirá de pintura para los champiñones.

Para la salsa que pintará el plato (daremos un brochazo).

Vamos a utilizar también parte de los ingredientes señalados. Para esto, en un recipiente, mezclamos una cucharada de mahonesa, media cucharadita de salsa mayo, una cucharadita de la salsa de marinado y un poquito de curry. Lo removemos todo y reservamos, para pintar el plato, antes de poner el ingrediente principal.

Para la salsa que pintará a los champiñones:

Utilizaremos igualmente, parte de los ingredientes señalados anteriormente, como son, una cucharada de mostaza antigua, media cucharadita de salsa mayo, una cucharadita de tomate frito y pimienta negra molida. Removemos todo y reservamos para poder montar el plato.

Como podéis ver, quizás pueda utilizarse algún ingrediente que no tengáis en el momento (pero se pueden adquirir sin problemas) pero se trata de algo muy muy sencillo, que puede ser un entrante distinto y muy suculento.

Ahora, tocaría montar el plato, emplatar.

Para ello, vamos a dar un brochazo de la salsa inicial, para después, distribuir el champiñón, una vez escurrido, de una forma estética. Tras poner el champiñón y con la ayuda de una brocha, los pintamos con la salsa de mostaza antigua, para aportarle más sabor.

Por ultimo, añadimos sal negra en escamas (puedes utilizar perfectamente otro tipo de sal, lo que ocurre es que estéticamente, une más la sal negra, por los trazos negros del propio champiñón) y un poco de cilantro fresco picadito.

Con esto, ya tenéis el plato para poder servir, muy sencillo y que aportará una explosión de sabor en tu mesa.

A disfrutar, que nosotros disfrutaremos igualmente con vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s